Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
31 enero 2011 1 31 /01 /enero /2011 19:11

Con el paso de los años y mientras me voy haciendo más mayor, muchos de mis gustos han cambiado. Supongo que debe ser ley de vida o simplemente que nosotros, los seres humanos, cambiamos nuestros gustos al hacer más cosas o al vivir nuevas experiencias.

En la comida, por ejemplo. Antes, de niño ( y de no tan niño ), no me gustaban los tomates, la cebolla o la lechuga, y ahora me encantan. O con las verduras. Nunca me gustó ninguna y ahora como un montón de ellas : la acelga, las espinacas, la coliflor, las alcachofas ( que me chiflan ).....

También han cambiado mis gustos de fin de semana. Si hace años me hubieran dicho que preferiría quedarme en casa a salir de marcha, no les hubiera creído. No digo que no me guste salir, que me gusta, pero ahora me tomo la cosa con mucha más calma. He salido mucho, muchísimo en mi vida y ya he vivido de todo en todas esas largas noches de descontrol y fuego perdío.

Y luego está la música, mis gustos musicales. He ampliado esos gustos. Escucho cosas nuevas que antes ni me hubiera planteado escuchar, como por ejemplo, Los planetas. Me gusta mucho ese grupo y siempre había renegado del pop. O por poner otro ejemplo más reciente, Bigott. Nunca lo había escuchado en profundidad y su último disco me ha hecho abrir los ojos. Es un disco delicioso, que engancha desde la primera audición, repleto de canciones preciosistas llenas de guitarras, tambores y palmas. Tiene canciones optimistas ( Cool single wedding o I´m little retarded ), canciones coreables ( Sparkle motion o Honolulu ) y canciones tristes y a la vez hermosas ( Not drunk today o Tommy, can you hear me? ). Se nota que tiene claras influencias de Johny Cash y hay algunas canciones que son muy Lou Reed o incluso, muy Elvis. En definitiva, un gran disco, cuya única pega es que se hace muy corto. Aunque, como se suele decir, lo bueno si breve, dos veces bueno.

Repost 0
Published by Guti - en Ralladas
Comenta este artículo
24 enero 2011 1 24 /01 /enero /2011 19:23

El otro día ví en la televisión un programa que me gustó mucho, a pesar que lo echaron  en la MTV que solo sulen poner chorradas. El programa se llamaba Si realmente me conociérais... Consistía en una especie de grupo de autoayuda y las técnicas que utilizaban. A mí realmente los libros de autoayuda y los de ese tipo no me van mucho, aunque ultimamente me estoy leyendo uno y la verdad es que me está gustando. Se llama Tus zonas erróneas por si alguien se lo quisiera leer. Bueno, a lo que ibamos.

El programa se desarrollaba en uno de los miles de institutos que hay en Estados Unidos. Juntaban en el gimnasio a toda la gente que se había apuntado. Algunos se conocían, otros solo de vista y los demás no se conocían de nada. Habría como 60 o 70 personas. Los juntaron de 5 en 5 e hicieron que se sentaran en unas sillas formando un círculo de forma que estuvieran muy juntos. Las actividades las realizaban una mujer y un hombre y pedían a todos que durante un par de minutos cerraran los ojos y se concentraran en sí mismos, en sus sentimientos, en su persona...

Transcurridos esos pocos minutos les pedían que abrieran los ojos y hablaran al resto de las 4 personas que componían sus grupos con la condición de que terminaran esta frase : Si realmente me conociérais, sabriaís que...

A partir de ahí cada uno contaba cosas que quizás nunca habían contado a nadie, cosas que les preocupaba, cosas que llevaban muy muy dentro....Se oían cosas y casos muy duros : intentos de suicidio, gente querida maltratada y asesinada, una chica se autoinflingía cortes en su cuerpo, problemas de identidad sexual....Todos y cada uno abrieron y desnudaron su alma a los demás, aunque algunos fueran unos completos desconocidos. Como resultado de ello y con los sentimientos a flor de piel practicamente todos acabaron llorando y consolados, abrazados, apoyados por los demás. Lo cierto es que me pareció bastante bonito y emotivo ver ese núcleo de personas compartiendo sentimientos. Incluso se me escaparon unas pocas lágrimas. Bueno, de hecho, fueron bastantes lágrimas y es que soy un sentimental. Qué le vamos a hacer...

Acabado ese ejercicio, empezaban con el siguiente. Colocaban a todos puestos uno al lado del otro detrás de una linea que había en el suelo. La mujer decía una frase y si se sentían identificados con ella debían cruzar la línea, avanzar unos pasos y darse la vuelta para que todos se vieran cara a cara, los que cruzaban y los que no. Las frases eran del tipo : conozco a alguien que se ha suicidado o lo ha intentado alguna vez, alguna vez me he sentido solo, alguna vez he tenido miedo, a veces siento que nadie me comprende....Practicamente en cada una de las frases, casi todo el mundo traspasaba la línea. No en todas, pero en la mayoría.

Así se quedaba demostrado lo que yo siempre he pensado, que todas las personas somos iguales, todos compartimos los mismos miedos, pasamos por cosas similares y tenemos pensamientos parecidos. En mayor o menor medida, claro. Y también demostraban que la comunicación entre las personas es necesaria, que hay que aprender a escuchar y a hablar menos, que cuando la gente se une se convierte en una de las fuerzas más poderosas del universo...

Podéis llamarme romántico pero yo sigo creyendo en la gente, aunque a veces la humanidad me demuestre lo contrario.

Repost 0
Published by Guti - en Ralladas
Comenta este artículo
19 enero 2011 3 19 /01 /enero /2011 23:22

Camino elegantemente por el hall del hotel después de dejar la llave de mi habitación en la recepción y en mi camino se cruza un botones que empuja un gran carro lleno de maletas. Se me queda mirando fijamente con la boca medio abierta en un gesto que le hace parecer más tonto de lo que probablemente sea. Por el rabillo del ojo veo que vuelve la cabeza para seguir mis movimientos y sin darse cuenta atropella a una vieja emperifollada, repleta de oros ( o por lo menos eso le dirá su marido ) y con pinta de desayunar todos los días caviar y langosta. Escuchando gritos, lamentos y protestas, y con una gran sonrisa en la boca, entro en el bar.

Nada más aparecer por la puerta, me detengo un momento. Observo y cuento mentalmente de forma rápida, tal y como me enseñaron, todo el mundo que se encuentra dentro del bar: 31 hombres, 16 mujeres. 4 niños, 2 camareros en la barra y otros 2 en las mesas. Veo también que hay 1 cámara de vigilancia y un par de puertas. Una debe llevar al almacen y la otra parece que va a parar a un largo pasillo. Hay que tener una ruta de escape por si acaso las cosas se complican.

Me miro en un gran espejo lleno de ornamentos y florituras que hay en la entrada. La Agencia no repara en gastos.  Estoy bien sexy con mi vestido nuevo de Versace, negro, que realza mis pechos y me hace un buen culo. Tengo los labios pintados de rojo putón, en mi cuello luzco un sencillo collar hecho de cristales de murano y también luzco en los pies unos Manolos que haría que la mayoría de las mujeres de mundo se muerieran de envidia. Estoy perfecta.

- ¿ Lo ves ?- me dice una voz estridente en el oído derecho.

- Estoy en ello - contesto despacio para que nadie me pueda oir. No me acabo de acostumbrar a los microfonos que nos hacen poner. Son incómodos y me duelen mucho los oídos de usarlos. La voz corresponde a un componente de mi grupo de apoyo que están situados en una furgoneta aparcada en la acera de enfrente del hotel. El grupo, si se puede llamar así, está formado por Mike Lennon, el conductor, un afroamericano entrado ya en años y con una barriga más grande que el ego de mi ex ; Tom Cassidy, el de los monitores, un irlandes que se cree más de lo que es y que debe pensar que el jabón es un producto de cuarta o quinta necesidad y por último, Nick Hogan, el encargado de los micrófonos que es el que me ha hablado hace unos segundos, un americano sureño bastante capullo que no debe haberse lavado la boca en milenios. Yo lo llamo Aliento de dragón. Menudo equipo...

- Date prisa, monada, no tenemos todo el día - me dice y su voz suena como si la tuviera llena de comida. Me lo imagino comiéndose una de las hamburguesas que se suele comer y se me revuelve el estómago solo de pensarlo.

- Ya voy - contesto de forma suave pensando que luego tengo que tener una conversación sobre buenos modales con él.

Diviso mi objetivo al fondo de la barra. Un hombre de mediana edad, moreno, delgado, casi anoréxico diría yo, vestido con un elegante traje de Armani y con claros signos de haber estado bebiendo desde hace un buen rato. Me retoco la peluca negra que llevo para camuflarme y disimular el mícrófono de mi oreja y con paso firme y decidido me dirijo hacia él

De camino a la barra noto como decenas de ojos masculinos ( e incluso un par de ojos femeninos ) se clavan en mí y agradezco que lo que miran no sea mi cara ni mis ojos. Mejor para mí, si les preguntan solo recordarán a una mujer morena con un cuerpazo de escándalo. ¡ Dios bendiga a la Madre Naturaleza !

Me siento en un taburete en la barra y con mi mejor voz dulce y melosa le pido al camarero un gin-tonic. Saco el monedero del diminuto bolso de Dona Karan que llevo y con disimulo lo dejo caer al suelo. Lamentándome en voz alta me agacho para recogerlo y noto que he atraído la atención de mi objetivo. Siento su mirada en mi culo y lo dejo así un par de segundos más recreandome, por si todavía no le ha quedado claro. Me vuelvo a sentar en el taburete y jugueteo con los hielos de mi copa esperando. Justo detrás de él se encuentra su guarda pretoriana.. Son diez y están sentados en dos mesas jugando al poker, bebiendo, gritando y soltando grandes y masculinas risotadas. No veo muchas diferencias entre ellos y un grupo de primates. Y hablando de primates, hay uno que me parece bastante mono, la verdad.

Por el rabillo de mi ojo derecho veo que la persona por la cual me encuentro aquí se levanta del taburete y se me acerca. Me hago la despistada y bebo un trago del cubata.

- Buenas noches, señorita. - me dice. Me vuelvo hacia él y veo por primera vez de cerca su nariz aguileña y sus ojos inexpresivos. Parece un poco gilipollas.

- ¿ Qué hace una mujer tan bonita como tú aquí tan sola ?

Rectifico. Gilipollas total.

Lo miro un segundo sin decir nada y de todo mi repertorio de sonrisas, saco una mitad inocente-mitad seductora.

- Pues estaba aburrida en mi habitación y he bajado a tomarme una copà - le contesto sin apartar mis ojos de los suyos.

- ¿ Me permites que te acompañe ? - me pegunta

Le contesto afirmativamente y a partir de ahí todo es muy fácil. Durante un buen rato hablamos de cosas banales, tonteamos, nos reimos y bebemos. Lo que peor llevo es que mi querido grupo de apoyo estan oyendo todo lo que digo y me estan viendo en vivo y en directo. La Agencia ha hecho bien su trabajo y han colocado unas cuantas cámaras escondidas por el hotel. Aquí en el bar hay una, camuflada en una lámpara del techo. No sé cómo lo han hecho y la verdad es que no me importa un pimiento. La cuestión es que está ahí, cumpliendo su cometido.

Por fin me dice que si quiero ir  a su habitación a pasar, según él, una noche increíble. Yo le prometo que vá a pasar una noche inolvidable. Y así vá a ser, desde luego.

 

    


Repost 0
Published by Guti - en Relatos
Comenta este artículo
16 enero 2011 7 16 /01 /enero /2011 12:54

Cundo se despertó, lo primero que pensó es que no sabía donde se encontraba. Sentía todo el cuerpo agarrotado y dolorido. Era noche cerrada y una gran luna se contemplaba arriba en el cielo estrellado. Debía de haber dormido poco rato, una hora o algo así. Intentó incorporarse y le costó bastante. Estaba enquilosado y tenía mucho frío. Una ardilla curiosa que pasaba por allí se le quedo mirando fijamente y cuando vió que le devolvian la mirada echó a correr con gráciles saltos hacia el interior del monte. A sus pies tenía un pequeño hatillo en el que llevaba pocas cosas : un jersey muy gastado y deshilachado, unas pocas monedas, una botella mediada de vino, un trozo de pan, un cacho de queso y unas galletas rancias.

Frente a él y a una distancia prudencial se encontraban las vias del tren. Se había despertado justo a tiempo ya que escuchó un fuerte sonido acercándose. Era el tren.

Debía de coger ese tren de mercancias y tendría que cogerlo en marcha. No tenía otra posibilidad y no podía fallar. Envuelto en ropas oscuras ( compuestas por unos pantalones de carpintero negros, un abrigo azul oscuro y un gorro también negro ) y con la cara manchada por barro, lección aprendida de cuando era pequeño y acompañaba a su padre a cazar jabalíes, se armó de valor y esperó el momento oportuno

Los dientes le casteñeteaban, producto del frío y de los nervios a partes iguales, y las manos le temblaban. No había encontrado los guantes en su precipitada huida y tenía los dedos congelados.

El tren se fué acercando a su posición y se mantuvo alerta. En cuanto pasó frente a él,el vagón de los maquinistas, echó a correr protegido en las sombras de la noche. El tren estaba compuesto de unos 12 grandes vagones. Consiguió llegar sin mucho esfuerzo ( el tren no llevaba mucha velocidad ) al noveno vagón y se agarró a él con fuerza. 

No sin mucho esfuerzo y con alguna dificultad ( sufrió un par de resbalones debido a que la superficie del tren estaba resbaladiza y helada por el tremendo frío que asolaba la región aquel largo invierno ), consiguió encaramarse y colarse por un ventanal del vagón. Ya dentro miró a uno y a otro lado y solo vió un montón de cajas tapadas por grandes lonas y se escondió detrás una pila de ellas.

Con el pulso volviendo a la normalidad y ya recuperado el aliento,se sentó y recordo la frenética actividad de las últimas horas.

A mitad de tarde del día anterior ( solo habían pasado unas horas y le parecía que hubieran pasado días ) salía del taller de carpintero donde era aprendiz y se encontró con el maestro del pueblo. Le vió muy nervioso y preocupado. Era un hombre de mediana edad, delgado, con el pelo canoso y lucía un gran mostacho perfectamente arreglado. Le preguntó que le sucedía y le contó el motivo de su preocupación. Era la única persona del pueblo que tenía radio y hacía un rato había escuchado un boletín oficial en el que comunicaban que las fuerzas invasoras habían invadido los pueblos de alrededor y se dirigían hacia el suyo. No tardarían mucho en llegar. Le advirtió que debía irse de allí cuanto antes ya que compartían las mismas ideas políticas y él iba a hacer lo mismo. A los invasores no les gustaban esas ideas y había oido cosas horribles que les hacían a la gente que no comulgaba con ellos.

Con el miedo en el cuerpo corrió hacia su casa a recoger las pocas cosas que tenía en posesión. Era una casa pobre, sin luz ni baño. Preparó raudo y veloz el hatillo y se fue de allí sin echar un vistazo atrás a la casa que le había visto nacer y  donde vivía él solo desde la muerte de sus padres. Era hijo único y no tenía más familia que una vieja tía, hermana de su madre, solterona y medio chiflada. Pensó en ir a avisar a sus amigos desde la infancia, Piotr y Viktor, pero recordó horrorizado que ese mismo día se habían ido al pueblo colindante a por unas reses para el ganado de su patrón. Según el maestro, ese pueblo ya había sido invadido y un escalofrío recorrió su cuerpo pensando en el futuro de sus viejos camaradas.

Sin tiempo para derramar lágrimas por ellos ( pese a que su corazón sí que lloraba y lloraba torrentes de lágrimas ) pensó en el próximo paso que debía dar. Tenía que llegar a la frontera como fuera. El único problema es que se encontraba a una cuantas millas de allí y no tenía dinero suficiente para coger un transporte que le llevara.

Decidió que lo mejor que podía hacer era colarse en un tren de mercancias que sabía que pasaba de madrugada dos pueblos más allá. La oscuridad ya había caído sobre él cuando salió del pueblo y se encaminó hacia el monte. Pensó que, aunque le costara más llegar, no era muy aconsejable dejarse ver por la carretera. Además conocía esos montes como la palma de su mano. Los había recorrido muchas veces en la época que se dedicó a pastorear de niño. A pesar de ello, la noche era tan oscura que no se libró de un par de caídas y de unos cuantos arañazos y moratones provocados por los golpes y las prisas. Tras unas dos horas de caminata consiguió llegar al punto donde se había despertado un rato antes.

Acurrucado en el vagón, ideas contradictorias asaltaban su cabeza.

¿ Que haré cuando cruze la frontera ?

Si la consigo cruzar....

No tengo donde caerme muerto.

En el pueblo tenía todo lo que podía necesitar.

Por lo menos estaré a salvo.

Soy un cobarde, abandono todo por salvar mi cuello....

Es lo único que puedo hacer.

Podría quedarme y luchar....

Solo soy un aprendiz de carpintero, no sé nada sobre luchas y guerras...

Podría quedarme y ayudar a mi gente.....ayudar a Natalia

Pensar en Natalia hizo que el corazón le diera un vuelco. Llevaba enamorado de ella desde que era un tierno infante y la sola idea de no volver a ver su rizado pelo negro y sus brillantes ojos claros hizo que se le desgarraran las tripas.

Durante unos largos segundos tanteó la situación y maldiciendose en voz baja tomo una decisión. No podía irse. Debía regresar al pueblo y echar una mano. Su padre habría actuado igual en su situación. Sería valiente y haría lo que pudiera. Lucharía por su tierra, por su vida, por la libertad....por Natalia.

Sacó la cabeza a la noche helada y vió que circulaban por unos terrenos cubiertos de nieve. Salío por el ventanal, tiró el hatillo, contó hasta tres y saltó.Cayó rodando por la nieve y se lastimó el brazo izquierdo en la caída. Se levantó jurando y maldiciendo, recogió el hatillo y volvió la cabeza.

El tren que iba a salvar su vida y le iba a conducir a un futuro mejor (en teoría ) e incierto, se alejaba. No había vuelta de hoja, ya no podía echarse atrás. Se abrochó bien el abrigo, se caló el gorro, echó un trago de vino y tarareando una vieja canción y envuelto en la oscuridad de la noche se dirigió de nuevo a los montes para desandar sus pasos y regresar....

Repost 0
Published by Guti - en Relatos
Comenta este artículo
15 enero 2011 6 15 /01 /enero /2011 21:03

¿ No os ha pasado alguna vez que estas pensando en alguien y de repente, esa misma persona, te llama, te manda un mensaje o te lo encuentras?

¿ No habéis tenido algún presentimiento de que algo va a pasar y al final así es?

¿ Alguna vez has estado pensando y deseando que suceda algo ( lo que sea ) con alguien y poco después pasa?

Creo que a todo el mundo le ha sucedido esto alguna vez. Podría decirse que son como una especie de poderes que tenemos los seres humanos.

Hoy me ha pasado algo parecido, aunque al final no haya sido nada. Solamente ha sido un momento de satisfacción transitoria al leer unas cortas líneas...

Repost 0
Published by Guti - en Ralladas
Comenta este artículo
15 enero 2011 6 15 /01 /enero /2011 20:28

Me parece increible la forma de la que estamos hechos los seres humanos. Todos los entresijos que hacen falta para que podamos hacer lo que hacemos : pensar, procesar informaciones, sentir..... Quiero hablar de uno de los cinco sentidos : el olfato

Es curioso como sólo con un olor podemos evocar un recuerdo, un instante, un momento en el tiempo....

También con un olor podemos relacionar a algunas personas.

Hay muy malos olores : huevos y patatas podridas, amoníaco, la coliflor mientras se cuece, las alcantarillas, las personas poco aseadas.....

Cuando me leí el libro < El perfume > estuve un par de semanas intentando oler todo lo que podía, intentando desarrollar más mi sentido del olfato con nulos resultados debido a mi condición de fumador.

Hay cosas que me encantan como huelen :

- La fruta ( mandarinas, fresas,melocotones... )

- Las habas frescas.

- El olor a perfume que deja una chica al pasar a mi lado.

- El olor a disolvente, pegamento..

- La marihuana.

- El olor a hierba mojada, a cesped recien cortado..

- El olor a primavera.

- El queso, el jamón..

Muchas son las cosas que me gustan como huelen, pero si me he de quedar sólo con una, lo tengo bastante claro. Mi olor favorito es el olor natural de una mujer, no creo que haya un olor mejor en el mundo.olor.jpg

Repost 0
Published by Guti - en Ralladas
Comenta este artículo
12 enero 2011 3 12 /01 /enero /2011 15:36

Olvidados, somos los olvidados.

Estamos todos aquí dentro, encerrados, atrapados.

En su momento fuimos importantes, tuvimos nuestros momentos de gloria.

Ahora nadie nos recuerda, ya no formamos parte de nada ni de nadie.

Somos inservibles.

Solo acumulamos polvo y espacio.

En contadas ocasiones nos visitan e incuso hablan con nosotros.

Entonces recordamos tiempos pasados, algunos buenos y otros no tanto.

No nos dá la luz y estamos descoloridos y desgastados.

Siempre tuvimos buenas intenciones.

Hicimos felices a personas.

Y ahora.....

Olvidados, somos los olvidados....

Repost 0
11 enero 2011 2 11 /01 /enero /2011 23:36

Contemplo asombrado y divertido la cruenta y sangrienta guerra sin cuartel entre Tele 5 y Antena 3. Desde que la competencia desleal es legal jurídicamente, algunas cadenas se esfuerzan en menospreciar a las demás. Bueno, en este caso, a mi modo de ver, los dos tienen su parte de culpa.

Por un lado, la cadena amiga, que emplea táticas mafiosas. No hay que olvidar que el presidente es Basile y desde las sombras maneja todo el cotarro il capo Berlusconi.

Por otro lado, la cadena triste, más humildes y respetuosos, según ellos, claro. En defensa de la cadena de Planeta, sí es cierto que intentan hacer televisión más familiar, con menos gritos, como la tele de antaño.

A los de Tele 5 los veo más sobrados e incluso más preparados para estas lides. Llevan años haciendo lo mismo y aunque todo el mundo se queje de los contenidos, la culpa de su éxito es de todos, incluso de los que se quejan. Todos vemos alguna vez, aunque sea un pequeño trozo, su denominada telebasura. Por no hablar de la princesa del pueblo, que según las encuestas si creara un partido político, sería la tercera opción más votada por los españoles en unas hipotéticas elecciones ( sic..)

En resumidas cuentas, tanto unos como otros, hacen lo que sea por conseguir un punto más de share, por conseguir un poco más de audiencia. Esto es un negocio y hay que ganar dinero.

¿ Quién es peor de los dos? ¿ En que bando te posicionas?. Para mí son los mismos perros con distintos collares...

Repost 0
Published by Guti - en Ralladas
Comenta este artículo
11 enero 2011 2 11 /01 /enero /2011 22:36

En todas las grandes ligas de cualquier deporte existen dos clases diferentes de equipos. Los primeros son los que tienen más presupuesto, los poderosos, y los segundos son que tienen menos presupuesto, los más débiles.

Para los poderosos siempre es más fácil ganar los partidos y los títulos. Tienen más recursos, más presupuesto para hacer grandes fichajes, más repercusión en los medios, más seguidores....En definitiva, tienen muchísimas más posibilidades para conseguir sus objetivos.

Sin embargo, para los más débiles es muy difícil ganar partidos y practicamente imposible ganar algún título. Sus recursos son limitados, tienen un pobre presupuesto para hecer fichajes con garantías, tienen pocos hinchas, una escasa presencia en los medios. En resumen, para ellos todo es más complicado.

Por eso, los débiles, los humildes, tienen que esforzarse el doble, incluso el triple, para intentar lograr lo mismo que los ricos y poderosos. Y aunque luchen mucho, no es garantía total de éxito en sus objetivos.

A veces suena  la flauta y si hacen bien su trabajo, son profesionales y tienen mucha suerte consiguen mojarle la oreja a sus vecinos millonarios. Pero eso sucede en contadas ocasiones.

En fin, como la vida misma....

Repost 0
Published by Guti
Comenta este artículo
10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 20:54

Prohibido prohibir. Esa es una de mis frases favoritas. Y ya que hablo de prohibiciones hoy quiero hablar de lo que se comenta en todos lados, de lo que está en boca de todo el mundo : la nueva ley anti-tabaco. Desde el 2 de Enero no se puede fumar en ningún sitio cerrado, incluyendo los bares, claro.

Entiendo las razones de esta ley, proteger a la gente que no fuma y todo eso. Pero lo que no entiendo es porqué es una ley tan dura. ¿ Han pensado en los miles y miles de personas afectadas? Supongo que diran que sí, que han pensado en todo el mundo. Las cosas nunca son blancas y negras, hay muchas tonalidades de grises. Esto lo digo porque pienso que podían haber buscado más alternativas, encontrar algo intermedio que satisfaga a ambas partes.

A partir de ahora se acabó el café y el cigarro, tomarte un cubata con tu cigarro en cualquier bar de marcha e incluso se acabó el canuto junto a una jarra de calimocho.

España es el país europeo con la ley anti-tabaco más dura y estricta. Esto dice mucho de este país. Una nación de agupación de amigos a distancia, de mirame pero no me toques, de envidia a las propiedades ajenas, de criticar y no actuar. Y cuando se actúa, todo se hace de ,manera desproporcionada, a las pruebas me remito.

En fin, que no nos queda otra que acatar como buenamente podamos esta situación. Por lo menos no nos podrán quitar el cigarro de después,quién lo pueda disfrutar,claro....prohibido-prohibir.jpg

Repost 0
Published by Guti - en Ralladas
Comenta este artículo

Présentation

  • : El blog de Guti
  • El blog de Guti
  • : Este es mi espacio personal. En el intento reflejar mi forma de ver el mundo, mis opiniones, mis gustos, mis ralladas, mis relatos...Cada post que escribo tiene un trocito de mí, de mi esencia. Espero que guste al que lo lea o por lo menos le parezca interesante y le dé que pensar.
  • Contacto

Recherche

Liens